YO SOY LA LLAMA VIOLETA TRANSMUTADORA

Hoy, tras la noche de San Juan, celebraremos un círculo de mujeres en el que invocaremos la fuerza transformadora del fuego y qué mejor que hacerlo acompañadas de una canción muy poderosa llamada “Yo soy la llama violeta”

Si no la conoces, te animo a que la escuches aquí:

La meditación que he creado para esta noche, lleva por nombre “La llama violeta”. Dentro del color morado, conectamos con nuestra energía espiritual, con el amor, la justicia, la libertad, el perdón y la trasmutación. Su frecuencia de luz es tan poderosa y grande que se le atribuyen varios milagros.

Además el color morado está asociado a nuestro séptimo chakra ubicado en la coronilla de la cabeza, que nos coneta con la fuente divina universal.

La conexión con la llama violeta nos hace entrar a una parte profunda de nuestro ser y va limpiando poco a poco desde la raíz, nos va permitiendo transmutar cada evento negativo, volviéndolo neutro o positivo. De alguna manera nos permite conectar con nuestro Yo supremo, con nuestra parte divina que tras el velo de la ignorancia sabe perfectamente quién es.

No se trata de dejar el mundo material para entrar en el espiritual, hay que traer la experiencia espiritual al mundo físico, creando el Cielo en la Tierra. Con cada paso que demos para lograr establecer el Cielo en la Tierra, estaremos expandiendo nuestro nivel de consciencia.

Al final, al entrar en contacto con nuestro Yo divino, vibramos diferente y nos permitimos sentir que todos somos uno, que yo soy tú y tú eres yo.

¿Cómo invocar la energía de la llama violeta?

Desde aquí te animo a que medites pensando en una llama violeta, lo puedes hacer mientras escuchas la canción “La llama violeta” de Iván Donalson, ya que tiene un formato repetitivo de mantras y una melodía sencilla que permite que la profundidad de la letra se impregne en tu interior. 

Puedes también sostener entre tus manos amatistas o piedras con color morado, mientras meditas, llevar colgantes, pulseras, pendientes… con estas piedras, usar prendas de ese color, encender una vela de color morado y ponerle una intención específica…

También te invito a que meditemos junt@s, en mi grupo de meditación. Es gratuito y nos juntamos cada martes. Tienes más información aquí:

Recuerda que en términos espirituales el morado es el color de la alquimia, la paz y la iluminación, así que sí o sí tendrás que vibrar diferente. 

Además son tiempos de SOLSTICIOS: VERANO / INVIERNO. Acabamos de pasar el día más largo del año, o el más corto, si estás en el hemisferio sur y la noche de San Juan, noche mágica para celebrar alrededor de una hoguera🔥. La palabra solsticio viene del latín “solstitium”; formado por “sol” y la raíz “stit-” derivada del verbo “sistere”, “detener”, esto es, “sol quieto” porque durante los solsticios, el sol parece detener su marcha.

Los solsticios son un buen momento para parar, evaluar y reflexionar sobre nuestro camino. Te invito a que pares, respires y te tomes un tiempo para responder a estas preguntas:

👉 ¿qué quieres agradecer y celebrar?
👉¿qué quieres dejar ir?
👉¿qué quieres sembrar?

¿Te apetece dejar un comentario sobre este artículo? ¿Compartir tus respuestas a las preguntas? ¿Compartir si has tenido experiencia antes con la llama violeta? Si estás dispuesta a compartir tus reflexiones, sería un gran regalo para mi y para otras personas leer tu comentario.


Me encantaría que formaras parte de Carolina Parisina, apúntate en este botón para recibir mis boletines con información, meditaciones, eventos y herramientas para mejorar tu vida. Al hacerlo recibirás de regalo el libro “Luna Roja” de Miranda Gray en pdf:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad