SEMBRAR TU LUNA

Hoy quiero compartir contigo un ritual que he incorporado hace unos meses gracias a 👉@misha_chaman: “Sembrar la luna”🌙

La primera vez que escuché que algunas mujeres entregaban su sangre menstrual a la tierra mi reacción fue de sorpresa, curiosidad y… para qué engañarte, de asco. Me educaron viendo el acto de menstruar como algo negativo, sucio y engorroso. 

Sin embargo, después de un tiempo en el que ando sanando mis memorias y conectándome con mi lado femenino y mis ciclos desde el agradecimiento, la aceptación y la admiración, tiene mucho sentido para mí conectar cada mes con mi sangre.  

Hasta que conocí a Misha no había observado mi sangre menstrual, simplemente la recogía en mi copa menstrual y la vertía en el WC. Sin embargo ahora, la vierto sobre un bowl más grande, la analizo, le doy las gracias y la uso para fertilizar mis plantas. Este gesto tan sencillo me ha permitido estar en contacto con mi sangre menstrual y poder celebrar con cada menstruación el poder creativo y de regeneración de mi cuerpo. Al sembrar mi sangre me doy gracias por la capacidad creativa, de gestación y de dar a luz que poseo. Ahora entiendo el propósito de mi menstruación a un nivel más energético y devuelvo a la tierra los nutrientes que ella me ha dado durante toda mi vida, además puedo ver cómo mis plantas se fertilizan y crecen más bonitas. 

Investigando un poco he descubierto que nuestras ancestras entregaban su sangre a la tierra en señal de ofrenda, conexión y reconocimiento de nuestro linaje. También he leído que algunas culturas indígenas en América del Norte (incluyendo México) y en Perú, derramaban sangre menstrual sobre la tierra para fertilizarla.

El ofrecer nuestra sangre es un ritual de consciencia espiritual, es una manera de nutrir a la madre tierra. La sangre menstrual contiene proteínas, vitaminas y minerales; que constituyen la ofrenda más valiosa que somos capaces de entregar. 

¿Cómo se “Siembra la luna”? ⁣

⁣Si usas la copa menstrual puedes verter tu sangre directamente sobre un árbol, planta de tu jardín, maceta… o si lo prefieres puedes recolectar tu sangre en un frasco de vidrio, y rellenarlo con agua para después regar tus plantas con ese agua.  

Si usas compresas de tela puedes ponerlas en un recipiente con agua, hasta que se desprenda la sangre y después viertes este agua sobre tus plantas.

Es importante ponerle intención a ese agua sagrada y hacer una pequeña oración de agradecimiento a la madre tierra. Realiza un par de respiraciones profundas y abre tu corazón agradeciendo ese momento de conexión con la tierra. Es un momento sagrado en el que devolvemos a la tierra los nutrientes que de manera tan generosa nos otorga cada día. Agradécete a tí misma por tu ciclicidad, tu poder femenino y creador. 

La oración puede ser tan simple como los mantras que recitamos en ho’oponopono: “Te amo” “Gracias”. Te invito a que leas más sobre el tema aquí: 👉“perdóname, lo siento, gracias, te amo” – Carolina Parisina.


La menstruación es un acto interno de renovación, cada mes tenemos la oportunidad de mirar adentro y hacer un trabajo de introspección. Sembrar tu sangre te ayudará a liberarte de lo que ya no te pertenece, de todas aquellas cosas que no te sirven para que la madre tierra transmute esa energía y te llene de bendiciones. Este ritual es un acto de amor y sanación para tí y para el planeta. 

Por otro lado, este gesto es una invitación a la toma de consciencia de tu menstruación. Analiza tu relación con tu menstruación. Te dejo aquí una serie de preguntas para la reflexión: ¿Cómo reaccionas cuando la sangre te mancha la ropa? ¿Eres capaz de tocarla? ¿Usas tampones y esperas vivir tu menstruación como el resto del mes?

Te soy sincera, yo misma, a pesar de todo el trabajo interior que le he dedicado a este tema, tengo aún muchas dudas y creencias negativas con relación a mi menstruación… por ejemplo, he sido incapaz de ponerte una foto de mi menstruación y de cómo riego mis plantas con ella… por otro lado, no hay mal que por bien no venga, ya que gracias a eso he retomado mis acuarelas para ilustrar esta entrada.

Te animo a que intentes llevar a cabo este pequeño ritual. No creas nunca nada de lo que te digo, experiméntalo por ti misma. Estoy segura de que tus plantas te lo agradecerán 🌱. 

👇Escríbeme en comentarios si tienes dudas, o simplemente qué te pareció el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad