desmontando creencias limitantes

El otro día de la mano de 👉 Sonia Herrero  y durante su semana de la emprendedora, fui consciente de mis creencias limitantes

Una de las creencias limitantes que más está incorporada en nosotras es que dar a luz a tu bebé ha de ser traumático y doloroso. Aquí estoy yo, con Sol, unos minutos después de que hubiera nacido. No hubo necesidad de epidural y, siguiendo las técnicas de hipnonacimiento, nació 2 horas después de llegar al hospital. Con mi primer hijo, Dillon, fue todo más largo y cansado, pero, igualmente cuando Dillon ya estaba en mis brazos dije: “Pues no me ha dolido tanto”. Ambos nacieron de manera natural sin intervención médica, porque reprogramé mi mente y mi cuerpo, confié en mis bebés y las circunstancias respondieron. 

Disponemos de mentes poderosas para dar la vuelta a nuestras creencias limitantes. Y si bien, hoy no te voy a hablar de hipnonacimiento, (aunque sí aprovecho a recomendarte a mi amiga del alma 👉@nacimiento.positivo) sí quiero hacerte reflexionar sobre tus creencias limitantes a la hora de emprender algo. Con este nuevo artículo de mi blog quiero hacerte ver que lo que realmente importa es ser conscientes de ellas y empezar a trabajar en transformarlas o al menos en no dejarse dominar por ellas.

Hay una herramienta muy poderosa para hacer esto que se llama “The Work” creada por 👉 Byron Katie. Son cuatro preguntas súper sencillas que te hacen reflexionar sobre cualquier tipo de creencia, situación estresante o relación que quieras mejorar. 

Para llevar a cabo esta herramienta has de cuestionar cada una de tus creencias usando estas cuatro preguntas:

1- ¿Es verdad?

2- ¿Sabes con total seguridad que esta creencia es absolutamente verdad ?

3- ¿Cómo te sientes cuando piensas en esa creencia?

4- ¿Cómo serías si no pensaras esa creencia? ¿Cómo te sentirías? ¿Qué empezarías?

Y tras la reflexión realizada respondiendo a cada una de estas preguntas, se realiza una inversión de esas creencias. Cada inversión es una oportunidad para experimentar el opuesto de lo que originalmente creías. La creencia puede ser invertida al opuesto, hacia el otro y hacia uno mismo.

Si quieres profundizar más sobre “the work” te invito a la página de 👉 Byron Katie que tiene muchos recursos. También te recomiendo su libro “Amar lo que es”

En mi caso personal, te comparto que estoy gestando algo, aún no sé muy bien qué será… de momento estoy poniendo mis dones y talentos al servicio de mujeres a través de facilitar círculos de mujeres, sesiones de meditación, y de escribir y compartir mi camino personal en mi blog… Aún no sé dónde me va a llevar mi proyecto “Carolina Parisina; vida consciente, mujer y meditación” y, sinceramente, aún no me considero emprendedora… (¿eso es verdad?) pero te digo que si estás emprendiendo, si has emprendido, si estás pensando en emprender… este artículo es para tí.

Me ha llevado un tiempo a decidirme si compartir mis creencias limitantes o no, pero siento que mostrándote mi vulnerabilidad, soy un reflejo de la tuya y desmontando mis creencias te ayudo a desmontar las tuyas. 

Ahora leo mis nuevas creencias cada día, para convencerme de que son verdad. Los textos que ves entre creencia y creencia es el nuevo faro que me guía cada mañana. Una forma sencilla de reprogramar mi mente y ponerla a mi servicio.


Creencia limitante número 1: “¿A quién le va a interesar lo que yo sé?”

Hay mucha gente que me rodea que le interesa lo que yo comparto y que desconoce el camino de desarrollo espiritual, mental, emocional y físico que estoy experimentando. Estoy segura que hay muchas personas que agradecen que comparta lo que durante estos años he experimentado. 

Por otro lado, soy yo la primera persona que se beneficia al poner orden a mi camino y compartirlo con los demás.


Creencia limitante número 2: “No tengo la formación suficiente”

“A meditar se aprende meditando” estas fueron las palabras de 👉 Ramiro Calle, cuando le pregunté si me recomendaba alguien con quién formarme. Ramiro es un verdadero maestro, que lo demuestra con su humildad y sencillez, ni si quiera él, en este caso, se recomendó a sí mismo. Me invitó a mirar a dentro y parar de buscar a fuera. A veces queremos que otro nos enseñe la sabiduría que ya está dentro de nosotros. Comparto contigo su email porque realmente sus palabras me llegaron al alma:



Yo leo cada día para aprender sobre la mujer, la meditación y temas de desarrollo personal, me ilustro, releo y reflexiono, sigo a expertos/as de estos temas, miro las conferencias que compré y otras que encuentro, termino los cursos que comienzo, aunque sean gratuitos. Me comprometo con mi autoformación y alimento mi sabiduría interna.


Creencia limitante número 3- “Me falta enfoque”

Donde pones tu atención, pones tu poder. Soy una persona enfocada, que hace un uso minimalista de las redes, que controla su tiempo y lo organiza para sacerle el mayor provecho. Sé cuáles son mis prioridades y soy selectiva con los planes y circunstancias que me rodean así como con los objetos que entran en mi casa. Aplico el minimalismo en todos los aspectos de mi vida. Tengo un plan de trabajo que reviso cada cierto tiempo donde defino mis objetivos y mi lista de tareas. Uso herramientas y un sistema de alarmas que me ayudan a gestionar el tiempo. Dedico cada día un tiempo exclusivo en soledad para cultivar mi cuerpo, mente y espíritu.


Creencia limitante número 4: “No tengo tiempo. No tengo un buen sistema de gestión del tiempo”

Tengo mucho tiempo durante el día, porque tengo claras cuáles son mis prioridades.

  • Hago una cosa a la vez practicando mindfulness y predicando con el ejemplo
  • Mi agenda, calendario y sistema de tareas funciona
  • Soy puntual y disfruto del presente
  • Sólo hago una o dos tareas al día. “Ni todo tú, ni todo hoy” un buen mantra a recordar, que es el título de un libro que te recomiendo de la genial 👉 Bea Sanchez
  • Camino por la vida 👉 “Apresurándome lentamente”, una lectura a la reflexión sobre la vida y la muerte.

El proceso de desarrollo personal es lento y voy a ir poco a poco, asimilando y masticando los conceptos, estudiándolos e incorporándolos en  mi blog para ir compartiendo con otros mi proceso personal.


Creencia limitante número 5: “No sé quién soy. No soy suficiente”

Yo YA soy. Yo ya soy suficiente. Yo ya tengo mucho que aportar. Yo tengo valor, funcione o no mi emprendimiento. Conecto con mi sabiduría interna y me situo en la acción imperfecta (Me encantó esta reflexión de la “acción imperfecta” que hizo Sonia Herrera en este 👉 vídeo). Es una ilusión esperar a actuar cuando esté todo listo. Hay que lanzarse a la acción de forma imperfecta para ir dando pasos que van dando forma a nuestros proyectos en la acción: “Caminante no hay camino se hace camino al andar”


Creencia limitante número 6: “¿Gustará lo que hago?”

Recibo mi propia aprobación. Creo en mí. Me amo. A mí me encanta lo que hago y con eso es suficiente. Lo que hago ya tiene valor porque sale desde el corazón. Me desapego del resultado y me entrego. Acepto el proceso de la vida y experimento el fluir de la misma dejando que las cosas sucedan de la manera más fácil, disfrutando del proceso sin preocuparme por el resultado.

“No sentirse vinculado a un resultado es adoptar una posición espiritual que paradójicamente a menudo es la más eficaz”.

Jean Shinoda Bolen 🌿“Las brujas no se quejan”

Creencia limitante número 7: “¿Aportaré valor? Ya hay miles de personas que están haciendo lo que yo quiero hacer, con más experiencia y más formación”

No me comparo, porque es como comparar a un bebé con un niño de cinco años. Además mi toque personal siempre será diferente. Llegaré a gente diferente y aportaré valor a personas de otra manera. Hay abundancia para todos. Me abro a merecer y a la abundancia del universo, porque hay más que suficiente para todos.


Creencia limitante número 8: “No estoy preparada”

Ahora es el momento. Sí estoy preparada porque confío en mí y en la guía que el universo me va dando a través de las múltiples sincronicidades que me van sucediendo. Me amo y estoy segura de todo lo que pase. Soy 100% responsable de todo lo que me ocurre, lo bueno y lo malo… y aunque no lo entienda ahora, he de considerar que todo es perfecto.

Mi emprendimiento es mi bebé que ha venido a mi para que yo crezca y aprenda. 

Espero que este artículo te haya servido de guía para que ahora desmontes tú las creencias limitantes que te impiden avanzar. Una forma sencilla de reprogramar tu mente y ponerla a tu servicio. La clave está en el uso que le das a tu pensamientos, pon tu mente a tu servicio y sé consciente de tu diálogo interno, para ir trasnformándolo a tu favor.


Me encantaría que formaras parte de Carolina Parisina, apúntate en este botón para recibir mis boletines con información, meditaciones, eventos y herramientas para mejorar tu vida. Al hacerlo recibirás de regalo el libro “Luna Roja” de Miranda Gray en pdf:

15 pensamientos en “desmontando creencias limitantes

  1. Millones de gracias por esta entrada taaan inspiradora, tan completa. Gracias por compartir tu camino!

    1. Ya sabes que vamos de juntas de la mano en este camino, amiga!!

  2. Muy bueno, Carolina! Gracias por dar el paso y compartirlo, me sirve y aporta. Abrazos

    1. Un abrazo, Valeria. Me alegro que te aporte!

  3. Me ha encantado esta publicación, me siento identificado, y esto me sirve para detectar las creencias limitantes, estaré más atento a partir de ahora. Me encantan todas tus publicaciones sigue adelante Carolina, tienes mucho para dar! Un abrazo!

    1. Gracias por tus ánimos, Manuel. Me alegro mucho de que te haya servido mi reflexión sobre mis creencias limitantes… creo que casi todos compartimos las mismas!

  4. Ayyy qué decirte Carolina que me inspiraste y me diste fuerza para impulsar mi proyecto de vida… Eternamente gracias!!!

    1. Soy Cecilia, Carolina. Gracias otra vez!

      1. Cuánto me alegro. Nos vemos en el círculo Cecilia.

    2. Muchas gracias por tus palabras.me inspiran y me ayudan a seguir mejorando.besos…

      1. Es un placer, Rosamari. Te mando un abrazo.

  5. Me he sentido muy identificada con todas, madre mía. Ahí vamos poco a poco intentando capotear pero creo que hay algo en mi más fuerte que las creencias y es el miedo y ese me está costando más quitármelo de encima, pero no decaígo en mi trabajo y pasito a pasito iré haciendo mi camino. Gracias.

    1. Hola Eva! Gracias por tu comentario. El hecho de ser consciente de tu miedo ya te permite verlo para quitártelo de encima. Un abrazo y ánimo!

  6. Gracias me encantó! Me identifique mucho! Gracias 🙂

    1. Cuánto me alegro, espero que te ayude a ser consciente de las tuyas y a ir desmontándolas. Un abrazo, María José!

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad